/liferay/image/image_gallery?uuid=2c6b8c4c-eb7f-4c44-a610-5cd93e4c5e7b&groupId=10228&t=1302850906076
Consultorio Jurídico

Consultas realizadas

Buenas, mi madre hace un año que le diagnosticaron Alzheimer, ella hasta entonces, increíblemente era totalmente independiente. Después de su paso por el Hospital mis hermanos mayores (varones) tomaron la decisión de que mi madre estuviese un mes en casa de cada uno de sus 4 hijos, cosa que llevó a mi madre a hundirse en una terrible tristeza que no sabía verbalizar. Ellos, nunca nos pidieron opinión ni a mí, ni mi a mi hermana mayor. Incluso se negaron a sentarnos los 4 hermanos para tomar decisiones sobre el caso que nos había cambiado la vida a todos. Durante los primeros meses de dicho acuerdo, mis hermanos varones, se saltaron todas las visitas médicas, empezaron a coger dinero prestado de la cuenta de mi madre y mal atendieron a mi madre médicamente y personalmente. El pasado mes de Noviembre, después de que uno de mis hermanos dejara a mi madre tres días después de haberla recibido en la puerta de mi casa, con todas sus pertenencias desperdigadas por la calle, decidí hacerme cargo de la situación. Tomé las riendas de la vida de mi madre, quitándole las claves de las cuentas bancarias a mi hermano mayor de manera abrupta. Desde entonces, ninguno de mis tres hermano mayores han preguntado por ella, no la han venido a ver, no se han preocupado de nada absolutamente y han tenido el valor de denunciarme a la Guardia Civil por que supuestamente, tengo a mi madre secuestrada y no les dejo verla. Durante todo este tiempo, he dejado en dos ocasiones a mi madre con uno de mis hermanos para pasar el fin de semana, ya que ella los echa de menos y al día siguiente me la han traído de vuelta. A pesar de haberme denunciado por no dejársela ver, cosa que no me explico. Mi preguntas son las siguiente, ¿Pueden mis hermanos mayores desentenderse de mi madre y pasar a mí toda la responsabilidad? Teniendo así a mi madre en un completo abandono. ¿Es mi madre la que debe soportar el gasto económico de cuidadores o centros de día, para poder conciliar mi vida laboral y familiar? Y lo más importante para mí, ¿pueden mis hermanos denunciarme por hechos que no son verídicos sin ningún problema, y causarme una situación de estrés constante? Hecho que me ha provocado un cuadro de ansiedad en los último meses, teniendo hasta que medicarme. Gracias de ante mano. Un saludo.

 Su situación personal es bastante delicada, pero permítame el ejercicio de separar todas las cuestiones emotivas para poder analizar la situación un poco más fríamente.

Tenemos a una persona con discapacidad intelectual, con cuatro hijos. Se propone un sistema de asistencia por los cuatro que no parece funcionar bien para su madre, luego habría que desechar.

Desde entonces, parece que la que ha asumido sus cuidados es usted. Estamos en la situación que se llama “guarda de hecho”: no hay medidas legales adoptadas, pero alguien se encarga de esa persona con discapacidad. Debería poder documentar la situación que usted cuenta para poder probarla ante un juez.

Lo más adecuado es que se solicite en el juzgado que se adopten medidas para atender a su madre. Si puede justificar lo que cuenta, lo más probable es que la nombren a usted curadora de su madre (ha cambiado la ley y ya no hay tutores, ahora curadores con más o menos facultades dependiendo de lo que pueda hacer su madre por si sola). Serán oídos los hermanos, de ahí la importancia de que usted pueda justificar que el anterior sistema de los cuatro falló y que la está cuidando usted.

Suponiendo que, como es de prever, la nombren a usted curadora, sus hermanos deben desaparecer de las cuentas, tanto en acceso electrónico como autorizados.

Los gastos de su madre los debe de sufragar ella. Si no tiene medios suficientes, el Código Civil regula la obligación de los hijos (no solo el curador) a hacerse cargo de los que sean precisos para su vida: habitación, alimentación, vestidos. En la práctica esto podría llevar a un pleito, que no tiene nada que ver con el anterior para proveer la asistencia y, en su caso, representación de su madre.

Volver
Share this page:
  • Share in Google
  • Share in Digg
  • Share in Facebook
  • Share in Technorati
  • Share in Twitter
  • Share in LinkedIn
© 2010 Aequitas